domingo, 13 de noviembre de 2016

Sentido y sinsentido de la historia

         En Mayo del 2015, en el Nº 65 de la revista de filosofía Daimon, se publicó una reseña que había escrito sobre Esbozos teóricos, de Reinhart Koselleck.  Esta es mi primera publicación y me llena de ilusión compartirla.

Dejo aquí los enlaces para acceder a la publicación, así como un fragmento de la misma:


 
 
 


      "Decía Antoine Roquentin, el personaje principal de La náusea, de Jean Paul Sartre, que los sucesos que acontecen en nuestra vida personal adquieren el estatus de aventura una vez transcurridos pero, ante todo, una vez narrados. Lo más trivial se transforma en aventura al ser contado (Sartre, 1983, Seix Barral. p. 53). Dicho de otro modo, lo que sucede es que una vez han ocurrido los hechos ficcionamos nuestro pasado y lo dotamos de un sentido. Remitiéndonos al caso de Koselleck, se podría afirmar que la misma idea inicial es la que arranca el corpus de Esbozos teóricos. La historia, entendida desde la perspectiva moderna, es un concepto cuya institución de significado como explicativa del pasado entra en crisis tras las dos grandes guerras, pues a partir de ahí se entenderá que la historia no posee una lógica interna progresista que guía los acontecimientos, sino que todo lo versado sobre ella es un constructo. Visto de esta manera, es pertinente el que se eleven dudas sobre el sentido o el sinsentido de la misma ya que, además, y teniendo presente que dentro de la moderna concepción de historia [Geschichte] está contenida la de Historia [Historie] como ciencia, el cuestionamiento sobre la razón y la utilidad de ésta como concepto es la puesta en tela de juicio, a su vez, de la Historia como disciplina; esto es, de sus delimitaciones y competencias así como de la legitimidad de su método.

       A grandes rasgos, es esta inquietud acerca del sentido y la utilidad de la historia la que unifica y pone en común los seis capítulos de Esbozos teóricos y aquella a la que Koselleck tratará de hacer frente. Así, lo que encontramos en este libro, que compone la primera de las tres partes de Vom Sinn und Unsinn der Geschichte (una obra en la que se recopilan varios trabajos del autor escritos y publicados de forma dispersa a lo largo de casi cuarenta años), no es una disertación sobre hechos y acontecimientos sino una reflexión histórico-filosófica sobre la historia y evolución del concepto de historia, sobre sus consecuencias en el pensamiento y sobre la mirada actual hacia su fundamento. Advertimos, pues, que no puede entenderse la figura de Koselleck de una forma reduccionista como evidencia José Luis Villacañas en la introducción de esta edición. Koselleck es un autor cuya producción crítica y científica en torno a la historia de los conceptos (entre cuyos títulos más importantes figuran la que fue su tesis doctoral Crítica y crisis. Un estudio sobre la patogénesis del mundo burgués pero también otros textos como Historias de conceptos. Estudios sobre semántica y pragmática del lenguaje político y social o historia/Historia), imposibilita que sus estudios sean catalogados meramente de históricos y, por supuesto, impide que lo consideremos simplemente como historiador tal y como en lengua española se concibe ese vocablo. La producción de Koselleck es filosófica e histórica al mismo tiempo (pp. 9-10); es una investigación completamente interdisciplinar que, como también coincide en señalar Antonio Gómez Ramos en la introducción de historia/Historia, es “un género en sí misma” (2004, Minima Trotta, p.9), lo cual es algo que se hará manifiesto a lo largo de la lectura de los capítulos del libro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario